23 ago. 2012

Catastrofes artísticas

Debido a los problemas técnicos que se me presentaron hace poco, decidí que me merecía unas vacaciones, y de ahí la falta de post en este caluroso Agosto, Pero todo se acaba y aquí vuelve lo bueno ya que volvemos con más fuerza que nunca y dispuestos a partir la red.

Hoy os traigo una recopilación con catástrofes artísticas ya que está tan presente estos días el Ecce Homo.
Comencemos por él:

    Ecce Homo:
        -Una humilde anciana de un pueblo llamado Borja, con toda su buena fe y mano artística decidió restaurar por su cuenta un fresco de la iglesia. A la pobre mujer, a la que no dejaron terminar el trabajo, se le vino el mundo encima cuando su restauración se hizo famosa por su atrocidad. (No tomarse el tema a la ligera, que la mujer ha sufrido un ataque de ansiedad por la repercusión de su obra).


La autora de la restauración, desalmada junto a una de sus vecinas:

    Montañas de mugre:
        -En el museo de Ostwall, Dortmund, tienen unos empleados que se toman muy en serio su trabajo, tanto es así que la señora de la limpieza decidió que una obra que estaba compuesta por listones de madera con una capa de goma negra, estaba sucia, y ella debía limpiarla. Limpió y limpió hasta que la goma desapareció (algo no muy fácil, la verdad) y una obra de 800.000€ se cargó.
La señora alegó que la pieza estaba manchada por una sustancia clara.


    Limpieza callejera;
        -Parece que en este mundo, los únicos que se toman su trabajo en serio son los del servicio de limpieza, ya que en Londres un equipo de limpieza decidió que, una obra del artista callejero Banksy que representaba Pulp Fiction, era un simple graffiti y que debía ser limpiado sin demora.


    Zurciendo el arte:
        -No siempre son los queridos trabajadores de la limpieza los que la lían, a veces también se coronan los visitantes, como ocurrió en este caso en el Metropolitan de New York, donde una señora de casi 100kg de peso se precipitó sobre el cuatro el actor de Picasso introduciendo su brazo en la obra y rasgando 50cm de esta. Menos mal que era una ama de casa hecha y derecha y alegó que si no podían coserlo.


Queda visto que en todo caso, los protagonistas de los destrozos son personas humildes y sin malas intenciones. Lo cual, es muy importante.






No hay comentarios:

Publicar un comentario